El legado de Javier Imbroda en Mindcompanysport

Tiempo de lectura: 3

El legado de Javier Imbroda en Mindcompanysport

En estos días sin escribir podría haber tratado varios temas. De hecho, tenía pensado hablar sobre los Consejos de Administración y el rendimiento empresarial, sobre nuestro libro El talento deportivo aplicado a la empresa recién presentado, el rendimiento deportivo aplicado a la experiencia de cliente en campos de golf… pero me he quedado «noqueado», como dirían en boxeo, con el fallecimiento de Javier Imbroda.

No voy a ponerme en el rol del amigo apesadumbrado; hay otros que han podido disfrutarlo más tiempo que yo y con la fortuna de una asiduidad que yo solo he podido disfrutar por unos años. Pero, así era Javier Imbroda, un día con él, sumaba un año de experiencia profesional y personal; al menos para mí. Así que los tres años profesionales que he compartido con él, mano a mano, y los encuentros personales posteriores, junto a toda su familia y amigos, formarán parte de mi vida para siempre.

No hace ni un mes de su último mensaje donde esperábamos poder sentarnos y que me volviera a contar sus experiencias siempre llenas de consejos, y exigencias. Sí, porque estar con él, era aprender y luego responder con hechos: siempre tenía algo guardado para que me «pusiera la pilas». Me expresaba su cariño, pero nunca dejaba de recordarme que trabajara duro.

Javier Imbroda en una presentación de Mindcompanysport

Escribir el libro Entrenar para Dirigir junto a él, donde se reflejaban todas sus virtudes, ha sido una experiencia de alto rendimiento en toda regla. Entender lo que hacía y el porqué lo hacía, me ha seguido formando como profesional y persona, hasta el punto, que lo aplico de forma natural en mi día a día. Solo mi padre y mi abuelo, antes de él, consiguieron calar en mi desarrollo profesional y personal de esa manera. Lo sé, porque tengo una sensación, como un pellizco, que no consigo quitarme en estos días.

Siempre me acuerdo de la presentación que hicimos en Madrid, junto a mi gran amigo Juan José Martín, también coautor del libro, y de como a pesar de todas las personalidades que allí había, yo no lo perdía de vista: me lanzaba miradas diciéndome «te das cuenta, cabezón». Las mismas que me lanzaba cuando lo acompañaba a las entrevistas de la promoción del libro y cuando le ayudaba a preparar la infinidad de charlas que le pedían en diferentes momentos; disfrutaba muchísimo con las fotos que me enviaba para preparar las presentaciones.

Trabajar con él en Mindcompanysport ha marcado la empresa para siempre: tiene mucho de él y de todos sus valores, profesionales y personales. Los entrenamientos con la metodología de la firma fueron muchos y con profesionales que, después, han seguido nuestra evolución.

Javier Imbroda en una conferencia

En fin, Javier, me vuelvo a «poner las pilas», a seguir compitiendo y aprendiendo, y a esperar que se asiente esta sensación tan rara que tengo, unida a ese orgullo que sentí al escuchar el aplauso unánime en tu despedida de entre nosotros. Te hubieras puesto la mano en el corazón y nos habrías mirado a todos, con una décima de segundo para mi en la que me dirías, una vez más: «te das cuenta, cabezón».

¿Te ha resultado interesante?
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba

Nuevo libro

Talento deportivo aplicado a la empresa

¡Suscríbete a la newsletter y descarga ya tu muestra gratuita!